jueves, 14 de octubre de 2010

Controvertida exposición en Berlín

Berlín repasa la figura de Adolf Hitler mediante una controvertida exposición que pretende explicar la fascinación que el Führer causó en los alemanes y que se teme pueda convertirse en un centro de peregrinaje para los neonazis ante la cantidad de objetos expuestos.

Bajo el título de Hitler y los alemanes. Comunidad y Crimen, la muestra pretende reflejar como prácticamente todos los niveles de la sociedad alemana contribuyeron a crear un culto al dictador hasta los últimos días de la segunda guerra mundial.

Uniformes de las SS y la Gestapo, bustos y fotografías de Hitler y una colección de medallas nazis entre otros, se combinan con textos y vídeos explicativos en un espacio que supera los 1.000 metros cuadrados en el Museo de Historia de Alemania.

Dividida en tres partes, la exposición recoge por orden cronológico, y a través de más de un millar de objetos, los factores que llevaron a Hitler al poder, las estructuras de su régimen y sus políticas de exterminio así como las de expansión que desencadenaron la segunda guerra mundial y el resultado de la posguerra tras el fin de su dictadura.

La exposición, que se abrirá mañana al público y durará hasta el próximo 6 de febrero, ha causado controversia en Alemania ya que algunos medios señalan que puede convertirse en un lugar de peregrinaje para grupos neonazis, puesto que no se trata de una crítica explícita a sus políticas.

En un encuentro con la prensa extranjera, uno de sus comisarios, Hans-Ulrich Thamer, ha señalado que las personas con ideología neonazi "no son público de museos" y ha añadido que la exposición "no trata como un héroe a Hitler" sino que se analiza su figura "desde una distancia crítica".

Según los responsables de la exposición, más de seis décadas después del final de la segunda guerra mundial y del régimen nazi, las nuevas generaciones consideran que existen muchas preguntas por responder sobre la figura del Führer y que con la exposición podrían aclararse. Así, en Hitler y los alemanes se señala cómo la figura carismática del Führer no pudo por si sola llevar adelante sus planes y consolidar su dictadura, sino que contó con la aceptación de la mayoría de la población alemana, incluidas las clases pudientes.

Las explicaciones indican cómo, ante una época de crisis, los alemanes vieron en Hitler y sus promesas, apoyadas por un importante aparato propagandístico, una posibilidad de encontrar trabajo y prosperar.

Precisamente la extensa propaganda nazi mostraba a Hitler siempre como un aclamado y exitoso líder nacional y, aunque nunca se negaban los ideales defendidos por el régimen, la publicidad no incluía el fanatismo y brutalidad que se escondían detrás de las políticas del Führer.

En la exposición, el visitante se sumerge en un mundo de propaganda nazi, con carteles y fotos con Hitler como protagonista y donde el símbolo de la esvástica aparece desde en cajetillas de tabaco hasta en farolillos festivos, pasando por los carritos para repartir el diario del partido Völkischer Beobachter.

La exhibición muestra también tapices gigantes regalados a Hitler y bordados a mano por grupos juveniles y eclesiásticos, soldaditos nazis de plomo, álbumes de fotos privados y juegos de mesa de la época.

Pero además de documentar la construcción del Estado nazi, con su industria, autopistas y festivales, la exposición también refleja el creciente odio racial y la discriminación que se llevaba a cabo. Así, llama la atención alguno de los carteles expuestos, y que fueron de dominio común durante la dictadura, en los que comparando la foto de un niño discapacitado y la de un atleta, se alerta sobre los peligros demográficos para la raza si los "retrasados" tienen más hijos que los otros.

También se incluyen algunos uniformes utilizados por los judíos en los campos de concentración, las estrellas de tela con la que se los marcaba y hasta una serie de dibujos realizados por niños recluidos en el campo de concentración de Theresienstadt.

La exposición, que según sus comisarios "no pretende ofender a nadie", acaba con un repaso a la figura de Hitler y del nazismo que se ha realizado a través de películas y de publicaciones desde la segunda mitad del siglo XX hasta nuestros días.

Fuente: El Periódico

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Todos los comentarios que contengan enlaces serán eliminados automáticamente.

Related Posts with Thumbnails