domingo, 13 de noviembre de 2016

Este lunes 14 de noviembre, superluna

Ningún planeta del Sistema Solar mantiene una relación relativa tan importante con un satélite como lo hace la Tierra con la Luna. Tal vez los humanos tratamos de devolverle el corazón que perdió cuando se separó violentamente de nuestro mundo. El poder de atracción es enorme, fascinante. Ella, junto con el Sol, ejerce el suyo sobre la Tierra: las mareas. El próximo 14 de noviembre, pondremos de nuevo nuestros ojos en la Luna que, por lo brillante y cercana que estará, llamamos “Superluna”. Un término, por cierto, que se suma, desde hace tan solo unos cinco años, a los cientos de nombres que venimos dando a nuestro exclusivo satélite desde que fuimos capaces de observarlo. La Luna, después de todo, es de la familia.

Durante las Superlunas, el diámetro de la Luna llena puede aumentar hasta en un 14%, y su brillo, alrededor de un 30%, respecto a una Luna llena en el apogeo (máxima distancia a la Tierra). La pregunta es ¿podemos percibir el cambio de tamaño a simple vista? La respuesta es que será muy difícil apreciarlo, aunque la Luna será más brillante.

Para responder, debemos calcular el cambio angular aparente (tamaño aparente que tiene la Luna en el cielo si la observamos a simple vista) en la Luna llena. En el mejor de los casos, la diferencia de tamaño en el cielo de la Luna llena en el apogeo y en el perigeo (Superluna) es de cuatro minutos de arco.

Como referencia, podemos tomar el tamaño que ocupa (en el cielo) nuestro dedo meñique cuando lo observamos con el brazo extendido, que es de sesenta minutos de arco (un grado). En promedio, la Luna llena tiene un tamaño angular (tamaño en el cielo) de 30 minutos de arco (¡la mitad del dedo meñique!).

La Luna gira alrededor de la Tierra con un periodo de aproximadamente 28 días, aunque su órbita no es circular -se trata de una elipse-, de ahí que la distancia Luna-Tierra no sea siempre la misma. Además, los parámetros orbitales de la Luna varían con el tiempo, debido principalmente a las influencias gravitatorias del Sol y los planetas. Por esta última razón, siempre que se hable de alguna característica de la órbita lunar deberá referirse a un determinado periodo de tiempo.

Si tomamos el periodo de 5.000 años, desde -1999 hasta 3000, la distancia del perigeo lunar (mínima distancia Tierra-Luna) ha variado entre 356.355 y 370.399 km, mientras que el apogeo lunar (máxima distancia Tierra-Luna), entre 404.042 y 406.725 km (Five Millennium Catalog of Solar Eclipses, Espenak and Meeus, 2009).



Fuente | El País

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Todos los comentarios que contengan enlaces serán eliminados automáticamente.

Related Posts with Thumbnails